Iglesia Parroquial "Ntra. Sra. de la Asunción".

De estilo Gótico-Isabelino. Dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, construida en el siglo XVI.

La nave central y los dos laterales se terminaron años después, aunque no se hicieron a la altura que al parecer se tenían proyectados, la torre es del siglo XV, y es posible que sea el resto de otro templo más antiguo.

En su interior destaca el retablo mayor, una Virgen con el Niño del siglo XV, un Ecce Homo de comienzos del XVI y un Crucificado del mismo siglo.

Ermita de San Antonio.

La ermita primitiva era pequeña, se desconoce cuando se construyó. Al parecer en el año 1781 se empezó a levantar la nave central y el frontal unidas a la antigua ermita, terminándose en el año 1828, de estilo barroco, con buenos sillares de granito limpios en sus líneas.

San Antonio, patrón de la villa, visitado por numerosas gentes no sólo de la localidad, sino por una amplia zona de la comarca y sobre todo, pueblos de la provincia de Toledo que cada año concurren para estar presentes en las celebraciones de los solemnes cultos de los días 13 de junio y septiembre.

Ayuntamiento. De estilo Neoclásico.

En su fachada se puede leer la inscripción en piedra: "REYNANDO CARLOS III, SE HIZO ESTA OBRA A COSTA DE LOS PROPIOS DE ESTA VILLA - AÑO DE 1778.

Colegio público “Toros de Guisando”.

Edificio construido en el año 1929 de estrilo neomudéjar. En estos años se construyeron dos edificios en El Tiemblo de igual estilo, el antiguo cuartel de la Guardia Civil, derruido en 1977 aproximadamente, y el matadero municipal.

Plaza de Toros.

Fue construida en 1933 e inaugurada por Alfredo Corrochano y Vicente Barrera. Se construyó por acuerdo municipal para dar trabajo, pues era una época de paro. Por ella han pasado grandes figuras del toreo de a pié y a caballo.

Toros de Guisando.

Singular monumento enclavado en un prado, a los pies del cerro de Guisando. Antigua venta juradera, donde tuvo lugar el histórico acontecimiento de la proclamación de Isabel la Católica como heredera del Trono de Castilla y León. Cuatro figuras de piedra berroqueña de los siglos III ó II a.c.

Monasterio de los Jerónimos.

El primitivo monasterio se levanta en el año 1375, a sus primeros moradores, ermitaños italianos, se les conocía como los "Beatos de Guisando". Este monasterio fue pasto de las llamas en 1546 y reconstruido después en estilo renacentista.

En lo más alto se encuentran las ruinas de la Ermita de San Miguel, de acceso difícil por una escalera labrada en la misma piedra y rodeada de numerosas cuevas naturales habitadas por los primeros ermitaños de Guisando, todo esto hace del lugar un conjunto maravilloso. A la iglesia amplia dedicada a San Jerónimo le falta la cubierta y tabicado, los muros de granito tienen buenos sillares y limpieza de líneas. El monasterio sufrió un nuevo incendio en 1979. Se empezó la reconstrucción, pero por falta de medios no se pudo terminar. Actualmente se encuentra en estado lamentable.

Todo el conjunto fue declarado "paraje pintoresco" en el año 1954.

Lugar muy visitado por reyes, santos y nobles.

Hornos de las tinajas.

Son los únicos en la provincia de Ávila. En el casco antiguo de la población, surgen como consecuencia de la gran demanda de tinajas en esos años y se exportaban principalmente a Toledo y Ciudad Real.

Pozo de la Nieve.

Situado entre el pico del Traviés y la Encinilla. Curiosa construcción de piedra cuya finalidad era la de almacenar nieve y conservarla para uso en tiempos de calor.

Puentes de "Pasil" y "De La Casilla".

De la época medieval, sobre la "Garganta de la Yedra"

Puentes de "Valsordo".

De la época romana, sobre el río "Alberche"